newlayer_otoño_23
fotografía, lifestyle

el olor del otoño

Salir de paseo (cámara en mano) un domingo soleado por la mañana, es sin duda uno de mis grandes placeres. Subir cuestas interminables con toda la tranquilidad del mundo, observar cada rincón escondido en calles por las que he pasado más de cien veces…

El aire huele a chimeneas, a guisos de domingo, a paz y a felicidad.
No sé a vosotros, pero a mí estos olores me llevan a mi infancia. A mi barrio. A una época que añoro mucho…
Dónde los niños jugábamos siempre en la calle con el único chándal que llenaba nuestros armarios, nos comíamos los bocadillos mientras corríamos detrás de un balón y jamás nada malo ocupaba nuestro pensamiento.

Cualquier tiempo pasado…

Y a vosotros… ¿A qué os recuerdan los olores del otoño? ¿A qué os huele el otoño?

newlayer_otoño_3

newlayer_otoño_4

newlayer_otoño_5

newlayer_otoño_6

newlayer_otoño_7

newlayer_otoño_8

 

newlayer_otoño_2

IMG_5524

newlayer_otoño_10

newlayer_otoño_11

newlayer_otoño_12

newlayer_otoño_13

newlayer_otoño_14

newlayer_otoño_15

newlayer_otoño_16

newlayer_otoño_17

newlayer_otoño_18

newlayer_otoño_19

newlayer_otoño_20

newlayer_otoño_21

newlayer_otoño_22

newlayer_otoño_24

newlayer_otoño_25

newlayer_otoño_26

newlayer_otoño_27

newlayer_otoño_28

newlayer_otoño_29

newlayer_otoño_30

newlayer_otoño_31

newlayer_otoño_32

newlayer_otoño_33

newlayer_otoño_34

newlayer_otoño_35

 

Respeta los derechos de autor. Este blog tiene copyright de Noemí López y todos los derechos reservados. Si quieres saber si puedes emplear alguna de sus imágenes puedes solicitarlo a través del email: info@newlayer.es

11 Comentarios

  • Un recuerdo del otoño era el puesto de castañas asadas en el pilar de los álamos. Nunca más me han sabido las castañas tan ricas cómo las que nos compraba mi madre allí. Preciosas fotos.

    Responder
    • ¡Es verdad Chiqui! ¡Qué bien olía siempre que te ibas acercando al pilar! ¡Qué pena que las generaciones posteriores se hayan perdido este recuerdo tan bonito!

      Responder
  • Qué fotografías tan tan bonitas. Los rincones alcalaínos son una delicia, se añoran cuando estás lejos.

    Responder
    • y en esta época que hasta lo abandonado parece acogedor… la próxima debería hacerla por los zumaques y llamarla los colores del otoño… ¿te apuntas? jejejeje

      Responder
      • Ojalá pudiera!

        Responder
  • Yo, cuando era pequeña y llegaba este tiempo, le decía a mi madre: mami huele a Navidad; así que cuando llegó de Sevilla y me bajo del coche, hielo la chimenea de casa de mis padres, sonrío y me digo a mi misma: -oh ya huele a Navidad-

    Responder
    • esa sensación es de las que más me gusta, de hecho llevo toda la mañana con unos diseños de navidad y ya tengo el gusanillo nostálgico en el cuerpo

      Responder
  • Me encantan vuestros comentarios …los estoy leyendo y me trasladáis a mi pueblo querido,,incluso cierro los ojos y huelo lo que vosotros…recuerdo la sensación de ponerme la ropa de invierno con unas ganas terribles,,la trenca azul heredada de mi hermana,,y de los leotardos blancos para ir a Cristo Rey,,,
    El olor de los dulces y el pan del horno que había en la calle las monjas,,y la imagen de ver a esa mujer entrañable conocida como la “conce” con cajas de magdalenas recién hechas por la calle del teatro…

    Responder
    • me parece que todavía te estoy viendo con la trenca… jejejejeje

      Responder
  • Me encanta el otoño!! Y tu le das una visión unica

    Responder
    • …me parece a mí que todos somos unos ‘lovers’ del otoño y de esos recuerdos a infancia.
      gracias por tus palabras, Rocio!

      Responder

Deja un comentario